domingo, 24 de enero de 2010

15 años.

Cinco mil cuatrocientas setenta y cinco tardes después todavía me aferro a ese último recuerdo.




2 comentarios:

ivanmendoza dijo...

Qué "guay" esa rola!

El texto me gusto, me recorde de Sabina con sus 19 días y 500 noches

SAMADHI dijo...

Cuando te dedicas a contar el tiempo, este se hace insoportable.